MÉTODO DE ADELGAZA PARA SIEMPRE

En mi primer libro, Adelgaza para siempre, destacaba, entre otros muchos aspectos, las claves para adelgazar sin tener que recurrir a las falsas promesas de dietas que son todo lo contrario a saludables y que, tarde o temprano, nos garantizaban un efecto rebote. La experiencia me ha demostrado que las dietas de control de insulina son las que aportan un mayor beneficio para la salud. Ya sea porque debes perder peso o recuperar unos hábitos de alimentación sanos, te propongo volver a empezar siguiendo algunas reglas muy básicas sobre el proceso de adelgazamiento y unas pautas alimentarias que seguro están a tu alcance.

Las 5 reglas básicas del buen comer (y adelgazar)

Regla 1. No tomo hidratos de carbono solo, y menos en alimentos con un índice glucémico elevado. Si introduces hidratos de carbono y proteínas en las proporciones adecuadas en tu ingesta, tu cuerpo producirá una cantidad menor de insulina. De modo que no se activará la lipogénesis y, así, te evitarás la acumulación de grasa. Ingerir hidratos de carbono junto con proteínas, estimula la secreción del glucagón, la hormona antagónica de la insulina.

Regla 2. No tomo hidratos de carbono líquidos como zumos de fruta o verduras y gazpacho.

Los hidratos de carbono líquidos aportan calorías líquidas y hacen que los niveles de glucosa en sangre aumenten muy rápido. La rápida elevación del nivel de glucosa llevará con seguridad a un pico de insulina, lo que disparará la llamada lipogénesis y, por tanto, la transformación de la glucosa sobrante en grasa.

Regla 3. Consumo alimentos cada 3 o 4 horas, sin dejar pasar grandes periodos de ayuno. Cuando pasas demasiadas horas sin comer, tu cuerpo utiliza la masa muscular como combustible y ocurre lo siguiente: disminuye tu masa muscular, pero no la grasa; si disminuye tu masa muscular, también lo hace tu metabolismo basal y tienes menos margen para cometer excesos; aparecen las contracturas musculares y te vence el agotamiento.

Regla 4. No paso más de 1 hora antes de desayunar. Después del largo ayuno nocturno, la reserva de glucógeno almacenada en tus músculos e hígado está casi agotada. Si comienzas tu actividad normal, tu cuerpo recurrirá a la masa muscular como forma de conseguir energía para tus órganos vitales.

Regla 5. Nunca hago deporte con el estómago vacío. Hacer ejercicio con el estómago vacío no te hará adelgazar más… y es arriesgado. Tu organismo, una vez que haya agotado el glucógeno almacenado en tu hígado y sobre todo en tus músculos, devorará la masa muscular como combustible, con lo cual bajará tu metabolismo basal. No solo no adelgazarás, sino que serás muy vulnerable a las contracturas musculares y a las lesiones.

Quizá te pueda interesar:

Contacta con Nosotros

    Acepto los Términos y Condiciones de uso de Ángela Quintas