Un niño que desayuna bien puede afrontar el día con energía

577438_32184911
El desayuno es el eterno olvidado de muchos de nuestros escolares. Debe aportar al menos el 20% de las calorías totales y debe tener un bajo contenido en grasa saturadas. Un niño que no desayuna rinde menos en la escuela, ya que dispone de menos energía. Además, cuando llega el mediodía, tiene mucho hambre y come demasiado y deprisa. Poco a poco tendremos que inculcarles que el desayuno es muy importante para su aguante diario. La mejor manera de hacerlo es predicar con el ejemplo. No podemos exigir a nuestros pequeños que desayunen, si el resto de los miembros de la familia merodean por la casa con una taza de café en una mano y, con suerte, una galleta en la otra. Al desayuno hay que dedicarle su tiempo y este debe ser como mínimo de 15 minutos, aunque lo ideal sería de 25 minutos para hacerlo sin prisa. El desayuno tampoco se puede alargar durante un tiempo eterno, mientras ven la tele o juegan. Todos deberíamos hacer el esfuerzo de sentarnos delante un buen desayuno, rico y variado. Es un momento ideal para planificar juntos el día que tenemos por delante.

¿Qué debería incluir un buen desayuno?

  • Lácteos en forma de leche o yogures.
  • Hidratos de carbono en forma de pan, galletas, cereales, etc.
  • Fruta cortada en trocitos (sería lo ideal) o en forma de zumo natural (aunque contiene menos fibra).
  • El fin de semana podemos hacer un desayuno más especial, y que ellos nos ayuden a prepararlo. Así conseguiremos que ellos disfruten con el proceso e incorporen a su rutina el hábito de desayunar. El desayuno del fin de semana podría contener: fruta, zumo natural y, algo que les encanta a casi todos los niños, una tostada con jamón de york y un huevo frito de codorniz. También es muy importante tomar algo de alimento a media mañana. Debemos evitar lo más posible la bollería industrial, por su gran aporte en grasas, los refrescos ricos en azúcares y los zumos preparados por su bajo aporte en fibra. En la escuela se debería consumir: Un bocadillo de jamón, queso, atún, etc, y algún día galletas tipo María.
  • Una pieza de fruta
  • Frutos secos son una fuente excelente de energía.

Recuerda que un buen desayuno:

  • Ayuda a mejorar el rendimiento escolar.
  • Ayuda a controlar el peso.
  • Reduce el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas como la diabetes, hipercolesterolemia y obesidad.
  • Estabiliza los niveles de energía y nutrientes para regular la sensación de hambre durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!

×